Preguntas frecuentes

Preguntas y respuestas sobre discapacidad:

Diferencia entre discapacidad mental y Psíquica
¿Quién la debe diagnosticar?
¿La discapacidad Psíquica tiene curación?
¿Todas las personas con discapacidad Psíquica deben tomar medicamentos?
¿Cuándo un niño con discapacidad Psíquica puede estar en un colegio regular?
¿Un niño con discapacidad Psíquica debe ir a un colegio especial?
¿Cuáles son los resultados académicos de un niños con discapacidad Psíquica?
¿Qué deben esperar los padres de un niño con discapacidad Psíquica?
¿Cómo debe acompañar una familia a un niño con discapacidad Psíquica?
Cifras de la situación mental local, nacional e internacional
Tipos de atención de la situación y argumentos

Diferencia entre discapacidad mental y Psíquica

Discapacidad psíquica. Hace referencia a una disminución de las habilidades adaptativas y sociales, como efecto de la presencia de patologías permanentes de origen psíquico, tales como trastornos psicóticos y de la personalidad.  Se asocia a la discapacidad psiquiátrica y frecuentemente se confunde con ella. El uso de un término u otro, depende básicamente del enfoque conceptual que se asuma como orientador, aunque en el contexto práctico y común tengan un uso  indiferenciado.
La discapacidad mental en cambio, hace referencia a la presencia de una disminución significativa en las habilidades adaptativas, entre las cuales se encuentra la intelectual. Este tipo de discapacidad, está asociado a poblaciones reconocidas bajo el término de retraso mental, nombre que aún sigue siendo usado, en otras clasificaciones científicas.
La diferencia más importante entre ambos tipos de discapacidad, radica en que las poblaciones que presentan condición de discapacidad mental, están afectadas básicamente por la disminución de sus habilidades intelectuales. Las que presentan discapacidad psíquica, en cambio, ven afectadas sus posibilidades de integrarse a la comunidad, por las dificultades que presentan en la interacción social y en su estabilidad emocional.

¿Quién la debe diagnosticar?

Las psicopatologías que dan origen a una discapacidad psíquica, deben ser diagnosticadas por un profesional del área de la salud mental. A saber, psiquiatras, neurólogos, psicólogos clínicos, psicoanalistas.

¿La discapacidad Psíquica tiene curación?

La discapacidad es una categoría que no es médica, razón por la cual no puede asociarse a la noción de curación. Son en cambio, las patologías asociadas a esta categoría, las que pueden considerarse irreversibles en términos de curación. Las psicopatologías, pueden estabilizarse temporalmente y dichas estabilizaciones pueden incluso durar toda la vida. No obstante, en tanto el origen del trastorno sigue latente, se requiere de controles medicamentosos y terapéuticos permanentes.

¿Todas las personas con discapacidad Psíquica deben tomar medicamentos?

No todas. Muchas personas que presentan discapacidad psíquica, se encuentran estabilizadas. El apoyo medicamentoso, se requiere únicamente cuando el paciente presenta signos que sugieran la aparición de un desencadenamiento. Estos fenómenos pueden ser conductuales u orgánicos, como es el caso de las crisis convulsivas.

¿Cuándo un niño con discapacidad Psíquica puede estar en un colegio regular?

Cuando cuente con un apoyo permanente a nivel profesional y familiar. Para ello se requiere en primer término, de un colegio preparado para atender la singularidad, derivada de la condición del estudiante, de un profesional de la psicología con experiencia en clínica psicopatológica, que acompañe y asesore su proceso de integración escolar, de un control y seguimiento psiquiátrico y de una familia muy comprometida en el proceso.

¿Un niño con discapacidad Psíquica debe ir a un colegio especial?

Si no cuenta con cada una de las condiciones antes descritas, sí. Hay que advertir sin embargo, que no a cualquier institución de educación especial.
Históricamente la discapacidad mental y la discapacidad psíquica, han sido tratadas indiferencialmente. Lo anterior produce una realidad muy compleja para las poblaciones que presentan discapacidad psíquica, porque  la mayoría de instituciones de educación especial, están enfocadas y diseñada para atender a poblaciones que presentan discapacidad mental, no para atender discapacidad psíquica. Las entidades tradicionales de educación especial, se dedican a habilitar o a rehabilitar destrezas adaptativas básicas e intelectuales. Un programa educativo dirigido a atender discapacidad psíquica debe, en cambio, brindar una estrategia institucional interdisciplinaria y un soporte clínico terapéutico, que le permita al estudiante, acceder sus propios recursos emocionales, intelectuales  y vinculares, y construir herramientas personales para integrarse a la comunidad.

¿Cuáles son los resultados académicos de un niños con discapacidad Psíquica?

Son tan variados como lo son los de cualquier grupo poblacional. En la discapacidad psíquica, no se presenta como condición común, el deterioro de las habilidades intelectuales. Las que están afectadas son las habilidades emocionales, de interacción social, vinculares, de autocontrol, entre otras.

¿Qué deben esperar los padres de un niño con discapacidad Psíquica?

Esto también depende de cada caso y en especial de la posición de la familia.
Hay niños que presentan enormes dificultades para vincularse a los otros y a cualquier figura de autoridad. Estos se encuentran en un riesgo mayor. Para tener un buen pronóstico en este tipo de muchachos, es indispensable la presencia de una familia comprometida y que se deje orientar. En muchísimos casos, una adecuada posición familiar, aminora sustancialmente los síntomas que ubican al niño en condición de discapacidad psíquica. En razón a lo anterior, una familia que coopera con el proceso y respeta las construcciones que haga su hijo, puede esperar un joven capaz de realizar tareas y ocupaciones de baja complejidad en su vida adulta, de lograr un nivel de aprendizaje correspondiente en promedio, a la básica primaria y en algunos casos a la  básica secundaria, y de involucrarse de manera tranquila a la comunidad a la que pertenece.

¿Cómo debe acompañar una familia a un niño con discapacidad Psíquica?

La discapacidad psíquica está asociada a trastornos de origen emocional de gran complejidad. Por esta razón, una familia que tenga en su seno un miembro en esta condición, debe estar asesorada permanentemente por un equipo de profesionales expertos, que le indiquen como responder a las necesidades que va presentando el proceso y le permita, de este modo, asumir una posición clara y eficaz. Además de lo anterior, debe en principio aceptar la condición del niño y asumir la decisión de respetar su proceso vital, reconociendo en él a un sujeto único y dueño de una singularidad que lo diferencia e identifica. Es necesario que tenga siempre presente, que la condición de discapacidad, no es equivalente a la posición pasiva de un sujeto que solo requiere de asistencia. La posición que se espera de una familia, en el acompañamiento del proceso de formación de un niño que presenta discapacidad psíquica, es aquella conducida por un deseo genuino de respetar y apoyar la vida del niño, según las particularidades y posibilidades que éste manifieste en su acontecer cotidiano. Los ideales, imposiciones y asistencialismos innecesarios, solo complejizan la situación del niño y su integración a la vida en comunidad.

Cifras de la situación mental local, nacional e internacional

Las cifras sobre discapacidad que presentan las distintas entidades oficiales, están referidas como totalidad englobada, a todos los tipos de discapacidad considerados en las clasificaciones. A saber discapacidad física, sensorial, mental, cognitiva, psíquica, entre otras.
 Esta falta de precisión y de diferenciación en las estadísticas, les resta a dichas mediciones su utilidad informativa, teniendo en cuenta que tratan de manera unificada, discapacidades de origen y efectos completamente  diversos.

Tipos de atención de la situación y argumentos

En la Corporación Ser Especial, cada niño, niña o joven, es asumido como un sujeto único y singular. Ofrecemos un servicio educativo especializado, diseñado de acuerdo a las particularidades psíquicas, cognitivas y familiares de cada uno de ellos. Para lograrlo, integramos el saber y la experiencia de dos disciplinas, pedagogía y psicología, articuladas por la decisión institucional, de generar un espacio escolar, en el que el niño pueda construir una manera propia de vincularse a las demandas que le ofrece el medio. En esa dirección, contamos con un Centro educativo, que ofrece servicios en básica primaria y secundaria, delimitados por los estándares exigidos por el ministerio de educación nacional, pero adaptados a las condiciones particulares de nuestros alumnos. En esta lógica, accedemos a estrategias y adecuaciones curriculares y clínicas, que permiten trabajar en un método pensado para cada alumno, de tal forma que responda a la singularidad de las necesidades de cada caso. En todo este proceso, está vinculada la familia como soporte insustituible del programa de atención psicopedagógica. Las entrevistas iniciales, el seguimiento y asesoría de cada caso, las capacitaciones y grupos de apoyo, son algunos de los espacios en los que se trabaja con el grupo familiar, para lograr hacer acuerdos de intervención, que hagan coherente la estrategia institucional desde todas las áreas.